El Concierto de Año Nuevo y la obsolescencia programada

Escuchar el concierto de Año Nuevo en un receptor de radio de válvulas de primeros del siglo pasado, es una afición y un placer que algunos compartimos.

Son aparatos que hay que restaurar, ajustar y cuidar con mimo, y entonces, agradecidos, nos corresponden con generosidad.

Perseverantes cual Sísifos modernos, revivimos éstos equipos una y otra vez, año tras año, para recodar y para recordarnos que otros escenarios tecnológicos industriales y económicos son posibles, más allá del insostenible ciclo de producir, consumir usar y tirar.

Con ello también rendimos un modesto homenaje reviviendo por unas horas a aquellos anónimos artesanos, hoy ya desaparecidos, que con sus manos, unos alicates y alambre construyeron —las puntas de los dedos requemadas por el soldador— pieza a pieza estas hermosas radios de voz cavernosa y profunda, para dar información entretenimiento y vida a tantas familias.

Aparatos que, ignorantes de la obsolescencia programada,   siguen funcionando, al pie del cañón, un siglo después.

Feliz Año Nuevo!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: